Prótesis total de cadera

img_46174_apa_287625_600

Si su cadera ha sido dañada por artritis, una fractura u otras patologías, las actividades comunes como caminar o sentarse en una silla pueden ser dolorosas y difíciles. Su cadera puede estar rígida, y puede tener dificultades para ponerse zapatos y calcetines. Incluso puede sentirse incómodo mientras descansa.

Si los medicamentos, los cambios en sus actividades cotidianas y el uso de soportes para caminar no ayudan adecuadamente a mejorar sus síntomas, puede considerar la cirugía de reemplazo de cadera. La cirugía de reemplazo de cadera es un procedimiento seguro y eficaz que puede aliviar su dolor, aumentar el movimiento y ayudarle a volver a disfrutar de las actividades normales y cotidianas.

Realizada por primera vez en 1960, la cirugía de reemplazo de cadera es una de las operaciones más exitosas en toda la medicina. Desde 1960, las mejoras en las técnicas y tecnología quirúrgicas de reemplazo articular han aumentado enormemente la efectividad del reemplazo total de cadera. De acuerdo con la Agencia para la Investigación y Calidad de la Salud, más de 300,000 reemplazos totales de cadera se realizan cada año en los Estados Unidos.

Descripción

En un reemplazo total de cadera (también llamado artroplastia o prótesis total de cadera), el hueso y el cartílago dañados se eliminan y se reemplazan con componentes protésicos.

La cabeza femoral dañada se retira y se sustituye por un vástago metálico que se coloca en el centro hueco del fémur. El vástago femoral puede ser cementado o encajado a presión en el hueso.

Una bola de metal o cerámica se coloca en la parte superior del vástago. Esta bola reemplaza la cabeza femoral dañada que fue retirada.

La superficie del cartílago dañado del acetábulo se elimina y se sustituye por una copa de metal. Los tornillos o el cemento se utilizan a veces para sostener el cotilo en su lugar.

Se inserta un espaciador de plástico, cerámica o metal entre la bola nueva y el cotilo para permitir una superficie de deslizamiento suave.

¿Es la cirugía de reemplazo de cadera para usted?

La decisión de realizar una cirugía de reemplazo de cadera debe de hacerse entre usted, su familia, su médico de atención primaria y su cirujano ortopédico. El proceso de tomar esta decisión normalmente comienza con una remisión de su médico a un cirujano ortopédico para una evaluación inicial.

Candidatos para Cirugía

No hay restricciones absolutas de edad o peso para los reemplazos totales de cadera.

Las recomendaciones para la cirugía se basan en el dolor y la discapacidad del paciente, no en la edad. La mayoría de los pacientes que sufren reemplazo total de cadera tienen entre 50 y 80 años, pero los cirujanos ortopédicos evalúan a los pacientes individualmente. Los reemplazos totales de cadera se han realizado con éxito en todas las edades, desde el joven adolescente con artritis juvenil hasta el paciente anciano con artritis degenerativa.

Cuando se recomienda la cirugía

Hay varias razones por las que su médico puede recomendar la cirugía de reemplazo de cadera. Las personas que se benefician de la cirugía de reemplazo de cadera a menudo tienen:

Dolor en la cadera que limita las actividades cotidianas, como caminar o flexionar

Dolor en la cadera que continúa mientras descansa, ya sea de día o de noche

Rigidez en una cadera que limita la capacidad de mover o levantar la pierna

Alivio inadecuado del dolor de los fármacos antiinflamatorios, la terapia física o los apoyos para caminar

Hable con su médico

Su cirujano ortopédico revisará los resultados de su evaluación con usted y discutirá si la cirugía de reemplazo de cadera es el mejor método para aliviar su dolor y mejorar su movilidad. También se pueden considerar otras opciones de tratamiento, como medicamentos, terapia física u otros tipos de cirugía.

Además, su cirujano ortopédico le explicará los posibles riesgos y complicaciones de la cirugía de reemplazo de cadera, incluyendo aquellos relacionados con la propia cirugía y aquellos que pueden ocurrir con el tiempo después de su cirugía.

Expectativas realistas

Un factor importante para decidir si se debe realizar una cirugía de reemplazo de cadera es entender lo que el procedimiento puede y no puede hacer. La mayoría de las personas que se someten a cirugía de reemplazo de cadera experimentar una reducción dramática del dolor de cadera y una mejora significativa en su capacidad para realizar las actividades comunes de la vida diaria.

Con el uso normal y la actividad, el material entre la cabeza y el cotilo de cada implante de reemplazo de cadera comienza a desgastarse. La actividad excesiva o el sobrepeso pueden acelerar este desgaste normal y hacer que el reemplazo de cadera se afloje y se vuelva doloroso. Por lo tanto, la mayoría de los cirujanos aconsejan evitar actividades de alto impacto como correr, trotar, saltar u otros deportes de alto impacto.

Las actividades aconsejadas después del reemplazo total de cadera incluyen caminatas ilimitadas, natación, golf, conducción, senderismo, ciclismo, baile y otros deportes de bajo impacto.

Con la modificación apropiada de la actividad, los reemplazos de cadera pueden durar muchos años.

Su cirugía

Lo más probable es que sea ingresado en el hospital el día de su cirugía.

Anestesia

Después de la admisión, usted será evaluado por un miembro del equipo de anestesia. Los tipos más comunes de anestesia son la anestesia general o la anestesia de bloqueo nervioso de la columna vertebral, epidural o regional (está despierto pero su cuerpo está adormecido desde la cintura). El equipo de anestesia, con su opinión, determinará qué tipo de anestesia será mejor para usted.

Procedimiento

El procedimiento quirúrgico dura entre 1 y 2 horas. Su cirujano ortopédico quitará el cartílago y el hueso dañados y luego colocará nuevos implantes de metal, plástico o cerámica para restaurar la alineación y la función de su cadera.

Después de la cirugía, usted será trasladado a la sala de recuperación donde permanecerá durante varias horas mientras se supervisa su recuperación de la anestesia. Después de despertar, usted será llevado a su habitación de hospital.

Recuperación

El éxito de su cirugía dependerá en gran medida de lo bien que siga las instrucciones de su cirujano ortopédico con respecto al cuidado en el hogar durante las primeras semanas después de la cirugía.

Cuidado de heridas

Usted puede tener puntos de sutura o grapas que corren a lo largo de su herida o una sutura debajo de su piel. Las suturas o las grapas se retirarán aproximadamente 2 semanas después de la cirugía.

Evite que la herida se humedezca hasta que se haya sellado y secado completamente. Usted puede continuar vendando la herida para evitar la irritación de la ropa o de las medias de apoyo.

Dieta

Algunas pérdidas de apetito son comunes durante varias semanas después de la cirugía. Una dieta equilibrada, a menudo con un suplemento de hierro, es importante para promover la curación adecuada del tejido y restaurar la fuerza muscular. Asegúrese de beber mucho líquido.

El ejercicio es un componente crítico del cuidado en el hogar, particularmente durante las primeras semanas después de la cirugía. Usted debe ser capaz de reanudar la mayoría de las actividades ligeras normales de la vida diaria dentro de 3 a 6 semanas después de la cirugía. Algunas molestias con la actividad y la noche son comunes durante varias semanas.

Su programa de actividades debe incluir:

Un programa de caminar graduado para aumentar lentamente su movilidad, inicialmente en su casa y más tarde fuera

Reanudación de otras actividades domésticas normales, tales como estar sentado, de pie y subir escaleras

Ejercicios específicos varias veces al día para restaurar el movimiento y fortalecer la cadera. Es probable que pueda realizar los ejercicios sin ayuda, pero puede que un fisioterapeuta le ayude en casa o en un centro de terapia las primeras semanas después de la cirugía

Posibles complicaciones de la cirugía

La tasa de complicaciones después de la cirugía de reemplazo de cadera es baja. Las complicaciones serias, como la infección, ocurren en menos del 2% de los pacientes. Las complicaciones médicas mayores, tales como ataque del corazón, ocurren con menos frecuencia. Sin embargo, las enfermedades crónicas pueden aumentar el potencial de complicaciones. Aunque poco comunes, cuando se producen estas complicaciones, pueden prolongar o limitar la recuperación completa.

Infección

La infección puede ocurrir superficialmente en la herida o alrededor de la prótesis. Puede ocurrir en el hospital o después de irse a casa. Puede incluso ocurrir años más tarde.

Las infecciones menores de la herida se tratan generalmente con antibióticos. Infecciones graves pueden requerir una nueva cirugía y la extracción de la prótesis. Cualquier infección en su cuerpo puede propagarse a su reemplazo articular.

Coágulos de sangre

Pueden formarse coágulos de sangre en las venas de las piernas o en la pelvis.

Los coágulos de sangre en las venas de las piernas o la pelvis son una de las complicaciones más comunes de la cirugía de reemplazo de cadera. Estos coágulos pueden poner en peligro la vida si se liberan y viajan a sus pulmones. Su cirujano ortopédico esbozará un programa de prevención que puede incluir medicamentos antiagregantes o heparina de bajo peso molecular, medias de piernas inflables, ejercicios con bomba de tobillo y movilización temprana.

Desigualdad de longitud de la pierna

A veces, después de un reemplazo de cadera, una pierna puede sentirse más larga o más corta que la otra. Algunos pacientes pueden sentirse más cómodos con un elevador de zapatos después de la cirugía.

Luxación de los componentes de la prótesis

Esto ocurre cuando la bola sale del cotilo. El riesgo de dislocación es mayor en los primeros meses después de la cirugía mientras que los tejidos se están curando. Una reducción cerrada por lo general puede resolver el problema sin necesidad de más cirugía. En situaciones en las que la cadera continúa dislocándose, puede ser necesaria una cirugía adicional.

Desgaste de implantes

Con el paso de los años, la prótesis de cadera puede desgastarse o aflojarse. Esto ocurre más a menudo debido a la actividad cotidiana. También puede resultar de un adelgazamiento biológico del hueso llamado osteólisis. Si el aflojamiento es doloroso, puede ser necesaria una segunda cirugía llamada revisión.

Otras Complicaciones

Se pueden producir lesiones en los nervios y los vasos sanguíneos, sangrado, fractura y rigidez. En un pequeño número de pacientes, puede haber dolor persistente después de la cirugía.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on pinterest
Pinterest
Share on whatsapp
WhatsApp