Mitos en traumatología general

mitos-traumatologia

Mi hija tiene “dolores de crecimiento”
El crecimiento no duele. Lo que si que es cierto es que hay determinadas patología que son propias del hueso en crecimiento. Tras un estudio clínico y radiológico si lo precisa podremos determinar cual es la causa del dolor óseo o articular del niño en crecimiento. La mayoría de estas patología son banales y solo precisan observación y tratamiento sintomático en algunos casos.

He heredado la artrosis de mi madre y abuela
Las causas de la artrosis son multifactoriales e incluyen: edad, peso, actividad, estilo de vida, traumatismos, deformidades en los miembros. La herencia es un factor más que predispone a padecer la artrosis, pero ni mucho menos el más importante.

Las agujetas se producen por la acumulación de ácido láctico
Con toda seguridad las agujetas son la lesión muscular más frecuente, se caracterizan por su falta de gravedad, porque son auto limitadas y permiten volver a la práctica deportiva en un periodo corto de tiempo. Su nombre se debe a la creencia de que su causa son la acumulación de ácido láctico en el interior de músculo en forma de “agujas” produciendo el característico dolor. También
esa creencia ha provocado errores en su prevención y tratamiento. Actualmente en la comunidad científica se conocen como dolor muscular de aparición tardía en inglés DOMS y se define como la sensación de incomodidad o dolor en los músculos que aparece entre las 12-24 horas después del ejercicio aumentado de manera gradual hasta alcanzar el máximo a los dos días y desaparecer en el cuarto. Este cuadro es de origen multifactorial y no solo como se creía hasta
ahora por la acumulación de ácido láctico. Aparece tanto en personas que inician una actividad deportiva como en deportistas experimentados. Para prevenir las agujetas no sirven para nada los clásicos remedios de beber agua con azúcar o similares. Algunos dicen que las agujetas son parte
del proceso de adaptación al entrenamiento, por lo tanto según ellos hablar de prevenirlas no es correcto, pueden ser parte normal del ejercicio, pero hay unos pasos que se pueden seguir para reducir el dolor causado por la actividad física: calentamiento correcto, hacer ejercicio de manera regular, técnica deportiva, intensidad progresiva, correcta hidratación, estiramientos al final de la
lesión, masaje superficial y descanso adecuado. Como tratamiento si las molestias son muy importantes se puede usar: reposo, hielo y masaje. Solo en casos muy severos se prescribirá
algún tipo de medicación oral o tópica.

Tengo dolor de huesos por la osteoporosis
La osteoporosis es una enfermedad del hueso por reducción de la masa ósea que aumenta el riesgo de fracturas. El hueso se vuelve más poroso, aumentando el número y el tamaño de las cavidades que existen en su interior. De esta manera los huesos se hacen más frágiles, resistenpeor los golpes y se rompen con mayor facilidad. Es muy frecuente escuchar en personas
mayores: “estoy fatal de los huesos, me duelen todos porque tengo artrosis y osteoporosis”. Para la artrosis es cierto, su frecuencia a partir de los 65 años es muy alta y desde luego produce dolor articular. En cambio la reducción de la masa ósea no duele, ni provoca ningún síntoma, de hecho se le suele llamar la enfermedad silenciosa. De echo el primer signo de la osteoporosis suele ser
la fractura de cadera, muñeca u hombro. Por esto es tan importante el diagnóstico precoz y la prevención. Mantener una alimentación adecuada con aporte de calcio y vitamina D, la actividad física y tomar algo es sol es muy importante para estos pacientes.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on pinterest
Pinterest
Share on whatsapp
WhatsApp