Doctor, ¡tengo un flemón!

flemon

Doctor, ¡tengo un c!

Todos hemos pasado alguna vez por un momento así: mucho dolor e inflamación en un lado de la cara. El flemón o absceso dental es una de las causas más numerosas de visita al dentista. Pero, ¿qué es y cuál es su tratamiento?

¿Qué es el absceso dental o flemón?

El flemón es una infección bacteriana que provoca inflamación en la encía del diente o la muela acompañado de un depósito de pus. Las causas de su aparición pueden ser diversas: caries que no se ha tratado a tiempo o de forma correcta, un golpe, alguna enfermedad periodontal…

Sus síntomas también suelen ser múltiples y diversos, y varían de un paciente a otro pues el organismo responde de diferente forma ante este tipo de patologías. La fiebre, el mal sabor de boca, bultos con pus en las encías, dolor, hinchazón… son signos de alarma que debemos tener en cuenta para tratarlo a tiempo.

La importancia de tratarlo a tiempo

En la mayoría de los casos, el momento para ir al dentista es… ¡correcto! Cuando el dolor es insoportable y la inflamación está en todo su auge. Y es un error, pues este tipo de problemas tienen un riesgo mucho mayor del que parece.

Si no se trata a tiempo, es posible que la infección se expanda llegando incluso a comerse el hueso (eso cuando no se produzca un quiste por la pus no eliminada o la pérdida del hueso).

En cuanto a su tratamiento, existen muchos remedios caseros para el flemón como el ajo, aceite de coco, enjuagues con agua y sal… pero el más efectivo son los antibióticos. Es importante que el antibiótico se tome hasta el final, es decir, no sólo hasta que el dolor desparezca. Puede que ya no duela pero que la infección siga ahí y esto haga que el flemón vuelva a aparecer tiempo después.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on pinterest
Pinterest
Share on whatsapp
WhatsApp