Cuatro consejos para cuidar la higiene dental durante un resfriado

consejos para cuidar la higiene dental durante un resfriado o gripe

Con el invierno a la vuelta de la esquina, comienza la época de los resfriados y la gripe. Aunque no tienen relación directa con la temperatura, lo cierto es que la lluvia y el frío bajan nuestras defensas. Durante estos procesos gripales, nuestra salud bucal puede verse perjudicada también. Así que te vamos a dar cuatro consejos de higiene dental para evitar complicaciones adicionales en estas fechas.

Hidrátate

Cuando estamos resfriados, a menudo tenemos la nariz congestionada y respiramos por la boca. Esto provoca sequedad bucal, o xerostomía, que favorece la aparición de bacterias causantes de infecciones en boca y encías. Además, solemos consumir medicamentos que también provocan sequedad y aumentan el riesgo de sufrir gingivitis o periodontitis. Por todo esto, nuestro consejo es que bebas líquidos: agua,con bicarbonato o zumos, te ayudarán a evitar problemas bucodentales y pueden acelerar la curación del resfriado. Pero cuidado con las bebidas ácidas o azucaradas, te lo explicamos en el segundo consejo.

Modera la ingesta de bebidas ácidas y azucaradas

Cuando estamos enfermos, bebemos más bebidas ácidas como limonada o zumos de naranja. Popularmente, se consideran remedios efectivos para curar el resfriado aunque en realidad hay más de treinta ensayos clínicos que demuestran lo contrario. Como mucho, ayudan a acortar ligeramente la duración de la enfermedad. Aun así, no queremos que dejes de tomarlos, solo ayudarte a prevenir problemas derivados de su consumo. Los ácidos que contiene pueden dañar tu esmalte dental y en el caso de las bebidas azucaradas, también favorecen la aparición de caries. Si vas a consumir este tipo de bebidas, te recomendamos un enjuague rápido inmediatamente después.

Cambia tu cepillo de dientes

Cuando estamos enfermos nos volvemos más débiles y tendemos a descuidar hábitos de higiene dental. Es importante no descuidarlos para evitar irritación en las encías y en la garganta. Si la enfermedad es de origen vírico, los problemas son menores, pero si es de origen bacteriano: cambia tu cepillo. Las bacterias pueden sobrevivir en tu cepillo, ralentizando la curación y contagiando cepillos cercanos. Te recomendamos deshacerte de tu cepillo y también de la capucha que lo protege, así evitarás contagios indeseados.

Visita a tu dentista

Con los procesos gripales aparece la sinusitis. Normalmente los senos maxilares se inflaman y como están sobre las raíces de los molares superiores, notarás dolor en los dientes. Lo mejor en estos casos es detectar correctamente el origen del dolor. Te recomendamos pedir cita con tu dentista para que controle estos problemas dentales derivados de un resfriado. También es un buen momento para una revisión bucal antes de las comidas familiares y sociales que vendrán en estas fechas.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on pinterest
Pinterest
Share on whatsapp
WhatsApp