Mitos en traumatología (Rodilla)

Se me ha “salido” el líquido de la rodilla
En realidad el liquido no se sale de ninguna articulación, lo que pasa es que el líquido se produce
“dentro” de las articulaciones como un proceso normal del funcionamiento articular. En ocasiones,
tras un traumatismo, infección, inflamación o proceso degenerativo como la artrosis, ese líquido se
producen en exceso y se acumula dentro y alrededor de la articulación dando la apariencia de que
se ha “salido”. Si la cantidad de líquido es importante y produce dolor es necesario extraerlo
(artrocentesis evacuadora) con una aguja. En otros casos la cantidad es escasa y no precisamos
sacarlo.

Tengo artrosis pero lo que a mi me duele es la rotura de menisco
La artrosis es una enfermedad articular que afecta en mayor o menor medida a todas las personas
con el paso de los años. En la misma se producen fenómenos degenerativos e inflamatorios que
afectan a todas la estructuras articulares: líquido sinovial, cartílago, hueso, ligamentos y por
supuesto también a los meniscos en el caso de la rodilla. Por lo tanto cuando la artrosis avanza en
el tiempo aparecen roturas meniscales en todos los pacientes afectos de esta enfermedad.
Cuando en una persona más joven sin patología articular se produce una rotura meniscal,
realizamos una artroscopia para reparar ese menisco y quitar el fragmento roto. En cambio en el
contexto de una artrosis de rodilla no hay indicación para resolver exclusivamente el problema del
menisco ya que el resto de la articulación también está enferma. Quitar el menisco no va a
resolver el problema, al contrario puede empeorarlo. En estos casos hay que tratar el problema
general de la rodilla, es decir, tratar la artrosis de manera global.

Me ha salido un quiste en la “corva” ¿Me tendrán que operar?
Como hemos comentado antes en muchos procesos se produce líquido en la rodilla, este líquido
en ocasiones se desplaza hacia la parte posterior de la rodilla, lo que llamamos la “corva” o más
técnicamente hueco poplíteo. Esta bolsa de líquido se llama quiste de Baker y no representa un
problema por si solo, no precisa tratamiento, aunque sí hay que tratar el problema que produce
ese aumento de líquido articular. De todas formas, en estos casos, como en todos hay que estudiar detenidamente al paciente para estar seguros que ese quiste está producido
exclusivamente por un aumento de líquido articular y excluir otras causas de aparición de “bultos”
en esa región anatómica. También es relativamente frecuente la aparición de esos quistes en
niños sin ninguna patología en la rodilla. Estos quistes son siempre benignos y no suelen precisar
ningún tratamiento.

No puedo caminar porque tengo artrosis de rodilla
Salvo en casos muy avanzados la artrosis de rodilla no impide caminar y se aconseja hacerlo para
mejorar la función de la articulación y la musculatura de los miembros inferiores. Quizás el
paciente tenga que modificar su modo de andar, hacer trayectos más cortos o incluso utilizar un
bastón para ganar en seguridad. La artrosis afecta a personas de edad que además suelen tener
otras patologías como diabetes o hipertensión arterial por lo que un ejercicio físico moderado
como caminar es muy beneficioso para su salud. Con una cobertura analgésica adecuada un
paciente con artrosis puede caminar, también se aconsejará colocar hielo en la rodilla después de
andar para disminuir las molestias y la inflamación.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *