Mitos en traumatología (Pie)

El espolón calcáneo es la causa de dolor en el talón
El espolón calcáneo se produce por la tracción que ejercen los tendones y músculos en el hueso a
nivel del hueso del talón. No es la causa del dolor, sino que éste se produce por la inflamación de
las partes blandas, de echo en pacientes que tienen dolor en un solo talón y presentan un espolón
si les hiciéramos una radiografía del pie que no les molesta, seguramente también tendrían un
espolón. Por tanto ese crecimiento óseo es solo un hallazgos radiológico en pacientes que por
alguna causa se les solicita una radiografía de esa zona. No precisa tratamiento y por lo tanto no
hay que quitarlo. Por supuesto si que hay que tratar el dolor del talón con infiltraciones, plantillas y
estiramientos. Solo un mínimo porcentaje de pacientes precisan cirugía y tampoco en estos casos
se quita el espolón.

Los juanetes hay que operarlos aunque no produzcan dolor
En principio si un un juanete o hallux valgus no duelo no indicamos la cirugía. No hay que operar
un pie por motivos estéticos. Si cambiamos la morfología de un pie que no duele podríamos
transformarlo en doloroso a pesar de que se corrija el juanete. Solo en caso de gran deformidad
que impida calzarse se puede plantear la cirugía.

Hay que tratar el pie plano infantil en todos los casos
El pie plano es una de las causas más frecuentes de consulta para el traumatólogo y causa
mucha ansiada a los padres del niño. Se considera que el pie plano va a condicionar mucho la
vida del niño durante su crecimiento, dificultando la práctica deportiva y produciendo dolor. Esto no
es así, el pie plano en el 98% de los casos es de tipo flexible y debe considerarse como una
variante de la normalidad que para nada va a afectar la vida normal y deportiva del niño. Solo
cuando el pie plano es muy severo y se asocia a una desviación hacia adentro del tobillo (valgo de
talón) está indicado el tratamiento con plantillas correctoras, aunque aún esto es controversia
entre los traumatólogos. Solo el 1% de pies planos son rígidos y producen síntomas importantes y
precisan un tratamiento más específico.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *