RECONSTRUCCION CAPSULAR SUPERIOR DE HOMBRO

¿Qué es el la reconstrucción capsular superior RCS?

La cápsula superior es la parte superior del revestimiento capsular de la articulación del hombro. Se ha demostrado que tiene un papel útil para ayudar a centrar la cabeza del húmero en la cavidad glenoidea y, por lo tanto, ayudar con la elevación del brazo. Este es un papel que normalmente juega el tendón del supraespinoso y en conjunto todo el manguito rotador. Cuando el tendón del supraespinoso ha sufrido una rotura grande que no se ha reparado a tiempo, el tendón se va retrayendo haciendo imponsible la reparación, se ha demostrado que reconstruir la cápsula superior es un procedimiento quirúrgico útil. El procedimiento fue desarrollado por el Dr. Teruhisa Mihata en Japón, que ha perfeccionado la técnica de tal manera que muchos cirujanos de hombro de todo el mundo pueden realizar con éxito y fiabilidad esta operación tan compleja.

 

¿Me beneficiaré de la reconstrucción capsular superior?

Las indicaciones para un SCR exitoso son:

Rotura superior irreparable del manguito de los rotadores

Tendones musculares intactos posteriores (infraespinoso) y anteriores (subescapular)

Ausencia de signos importantes de artrosis articular

Rehabilitación fallida del deltoides

¿Qué implica SCR?

La intervención se realizar por técnica artroscópica lo cual significa el uso de pequeñas incisiones (portales) para introducir una cámara para ver el hombro completo y todos los instrumentos y suturas que se necesitan para realizar esta técnica

Primero, su cirujano arreglará cualquier daño reparable. Luego usará un parche grueso, diseñado para imitar a su cápsula superior, y unir esto a la cabeza humeral en un lado y la parte superior de la glenoides en el otro lado, así como a los tendones del manguito rotador en la parte posterior y frontal. De esta manera, restablece la estabilidad y la función de su hombro.

 

¿Cuál es el parche?

El parche que se utiliza suele ser un aloinjerto dérmico, aunque el parche original del Dr. Mihata era un tendón extraído del propio muslo del paciente (autoinjerto de fascia lata).

 

¿Cuáles son los beneficios?

Para los pacientes bien indicados, los resultados publicados son más del 80% de mejora en la fuerza, el alivio del dolor y la función. Sin embargo, puede llevar hasta un año lograr el máximo beneficio. Una buena rehabilitación postoperatoria es esencial.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *