Espacios interdentales: ¿Qué son? ¿Tienen solución?

espacios interdentales

El espacio interdental es cualquier espacio que existe entre diente y diente. Cuando es demasiado pequeño, o al contrario, demasiado grande, este espacio puede ocasionar problemas estéticos y de salud bucal.

Tipos de espacios interdentales

Existen dos tipos de espacios interdentales: los interproximales y la diastema.

El espacio interproximal es el más frecuente, y consiste en un espacio anatómicamente normal entre dos dientes. Este espacio puede ser demasiado justo y en ese caso, cuando prácticamente no existe separación, la higiene se vuelve complicada.  Si no se toman las medidas adecuadas, el riesgo de desarrollar caries o enfermedad periodontal es alto.

Se habla de diastema cuando, al contrario, existe una separación demasiado grande entre dos dientes. Esto puede ocurrir por extracciones dentales, dientes muy pequeños, malos hábitos como chuparse el dedo, entre otras causas. Estos espacios demasiado anchos y oscuros y afectan la estética de la persona.

¿Cuáles son los tratamientos?

El tratamiento más utilizado y el más natural es la ortodoncia. Para llevarlo a cabo se utilizarán diferentes tipos de aparatos que ayudarán a mover los dientes y llevarlos a una posición correcta. Estos aparatos pueden ser fijos o removibles, según la severidad del problema.

Hay casos en que la ortodoncia no es la mejor opción. Por ejemplo, cuando existe diastema pero el espacio no es muy grande, puede no ser necesario someter al paciente a un tratamiento tan largo. Se puede recurrir a las carillas dentales, que son unas láminas de porcelana o de composite que cubren el diente, logrando que ese espacio se cierre.

Los implantes dentales

Cuando por el contrario el espacio interdental es demasiado grande, la ortodoncia puede no ser suficiente. Se deberá entonces recurrir a otro tipo de soluciones, como los implantes dentales, que pueden ser de diferentes tipos.

Para realizar los implantes puede ser necesaria la elevación del seno maxilar, que consiste en ganar altura ósea para poder colocarlos. En la mayoría de casos, esta técnica se puede combinar simultáneamente con la colocación de los implantes.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *