Morderse las uñas y sus consecuencias en la salud dental

El hábito compulsivo de comerse las uñas, también conocido como onicofagia, no sólo es un problema estético y puede tener consecuencias graves tanto para la salud general como para la bucodental: problemas estomacales, en los dedos, en la boca…

Pero, ¿por qué nos mordemos las uñas?  Muchas veces responde a un acto inconsciente, pero puede ir más allá y relacionarse con un problema de índole emocional.

El mordisqueo constante de las uñas puede dañar el lecho ungueal y la raíz de las uñas y, además, puede provocar complicaciones, como la aparición de verrugas periungueales y de padrastros, las infecciones en los labios, la deformación de los dedos o el riesgo contante a la pérdida completa de la uña.

Problemas en la salud bucodental

Este hábito desgasta el esmalte además de causar microtraumatismos que fracturan y astillan los dientes, que sufren desgaste prematuro sobre todo en los incisivos centrales superiores y que, a largo plazo, puede traer consigo la aparición de sensibilidad dental además de la afección temporomandibular.

Además, los microtraumatismos sobre las mucosas labiales causados por el mordisqueo y la gran cantidad de bacterias que existen debajo de las uñas aumentan la incidencia de infecciones (herpes labiales, rágades bucales, aftosis, etc.). Si a ello le sumamos una escasa o mala higiene bucodental y otros factores de riesgo como el tabaco o el alcohol, las posibilidades de sufrir una enfermedad periodontal o halitosis de incrementa.

¿Cómo evitarlo?

En primer lugar es imprescindible tomar conciencia de todas esas consecuencias que el hábito de morderse las uñas conlleva. Además, puede ser muy útil llevar a cabo una serie de pautas como son pintarse las uñas con esmalte amargo o técnicas de modificación de conducta en el caso de que el problema tenga un origen fundamentalmente psicológico.

 

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *